jueves 28 de mayo de 2020 - Edición Nº540

Reportes | 17 oct 2019

UNO DE CADA CINCO DICE CONSUMIRLO A DIARIO

Antes de los 14 años, un 70% de los chicos ya probó el alcohol

Un estudio realizado entre niños y adolescentes de escuelas del Gran La Plata reveló un debut alcohólico muy temprano, intoxicaciones frecuentes y una baja noción del riesgo


Aunque se supone que en Argentina la venta de alcohol está prohibida para los menores de edad, ya a los 14 años el 70% de los chicos reconoce que lo probó. Así surge al menos de un estudio realizado entre estudiantes de escuelas platenses que observó también una frecuencia alta de intoxicaciones alcohólicas, una baja noción del riesgo que entraña el alcohol y escasas diferencias en el uso que varones y mujeres hacen de él.

La investigación, que abarcó a 632 niños y adolescentes que concurren a establecimientos educativos del Gran La Plata, fue presentada ayer por el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos de la Defensoría del Pueblo bonaerense con el objetivo de sumar datos que permitan corregir, diagramar e instrumentar políticas públicas a nivel provincial.

“Desde el año pasado, venimos trabajando de forma conjunta con el área de Salud y Adicciones de la UNLP y con el Colegio Nacional y coincidimos en la necesidad de que la prevención y el tratamiento de las adicciones pasen a ser una prioridad en las políticas de salud”, resaltó ayer durante la presentación del trabajo el defensor adjunto Walter Martello, responsable del Observatorio que lo realizó.

Según el estudio, casi el 70% de los niños de 12 a 14 años manifestaron haber consumido alcohol alguna vez, un porcentaje que se eleva al 88,2% cuando la edad de la muestra se extiende a 17 años de edad.

Al indagar sobre la frecuencia de consumo de alcohol entre los estudiantes, los investigadores no observaron mayores diferencias entre varones y mujeres. Mientras que entre ellas el 77,5% admitió haber tomado alcohol durante el último mes, entre los varones ese indicador fue apenas un punto mayor ( 78,7%).

El trabajo mostró además que 1 de cada 10 estudiantes encuestados reconoce consumir alcohol a diario y/o entre semana; y más del 25% sólo durante los sábados y domingos. Por otra parte, 1 de cada 5 manifestó consumir 5 o más tragos en una misma ocasión, un volumen que se ubica dentro del patrón de “Consumo Episódico Excesivo de Alcohol” e implica siempre una intoxicación.

Como muestran las conclusiones del estudio, el 42% de la población estudiada manifiesta haber manejado en estado de ebriedad o haber viajado en un automóvil conducido por alguien que había consumido alcohol o drogas ilegales. Este dato adquiere particular relevancia en un país como Argentina donde, según las estadísticas oficiales, los accidentes de tránsito representan la primera causa de muerte antes de los 25 años de edad.

Los investigadores del Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos determinaron también que el 48% de los encuestados piensa que el alcohol es menos peligroso que la marihuana o la cocaína. En ese contexto, 1 de cada 5 niños y adolescentes escolarizados dijo no haber recibido información sobre los peligros para la salud humana causados por el consumo de alcohol.

“La Ley Nacional de Lucha contra el Alcoholismo tiene más de 20 años y aún no se terminó de reglamentar. Necesitamos endurecer el marco legal de la publicidad, que contemple las redes sociales y distintos espacios públicos como los eventos deportivos, para evitar que el puñado de empresas que controlan este negocio siga multiplicando sus ganancias a costa de la salud pública de la población. Hay que avanzar hacia un cambio paradigma que implique deconstruir el discurso de que el consumo de alcohol es sinónimo de diversión o éxito”, explicó Martello durante la presentación del trabajo, que tuvo lugar en el Círculo de Periodistas local.

El Defensor del Pueblo Adjunto propuso en este sentido “establecer nuevos parámetros de etiquetados de los envases de las bebidas alcohólicas para que al menos el 20% de la superficie se destine a leyendas sanitarias y mensajes de prevención, incluir íconos más grandes y visibles en las leyendas sanitarias y modificar el slogan “beber con moderación”, dando lugar a otro tipo de mensajes vinculados a la salud pública, como “el consumo de alcohol en exceso produce accidentes de tránsito” o “el consumo de alcohol es nocivo para la salud”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS