jueves 28 de mayo de 2020 - Edición Nº540

Reportes | 3 oct 2019

ENTREVISTA A ARNALDO MEDINA

“Es necesario restituir los derechos lesionados en salud”

El ex director del Hospital El Cruce, cuyo nombre suena como un posible ministro de Salud de Alberto Fernández, habló sobre la actual crisis sanitaria y las posibilidades de revertir la situación


Por:
Nicolás Maldonado

La gran tarea para la próxima gestión de salud es sin duda restituir los derechos que han sido lesionados, como por ejemplo la entrega gratuita de medicamentos básicos a la población vulnerable. El programa Remedir, que tenía unos 70 productos, hoy tiene menos de 40, de los cuales se está entregando un 30% de los volúmenes que se entregaban en 2015”, sostiene el sanitarista Arnaldo Medina, quien ayer visitó La Plata para presentar un libro de su autoría en la facultad de Ciencias Médicas de la UNLP .

Médico, docente universitario, vice rector de la Universidad Arturo Jauretche y ex director del Hospital "El Cruce” de Florencio Varela desde su inauguración en 2007 hasta 2016, Medina -cuyo nombre suena junto al de Ginés González García como un posible ministro de Salud de Alberto Fernández- presentó "Enfoques y herramientas para el gobierno de la salud". El libro, escrito en coautoría con el economista Patricio Narodowski, resume una vasta cantidad de investigaciones y estudios comparados de los sistemas sanitarios de diez países, con desarrollo y aplicación de instrumentos de análisis y diagnóstico.

En ese contexto, Medina se refirió también a la caida en las tasas de inmunización de la población. “Tras muchos años de no tener casos de sarampión en el país, hoy estamos con un brote con al menos doce casos autóctonos entre chicos que no estaban vacunados y se contagiaron porque en los últimos años cayeron en forma significativa las tasas de inmunización. El programa de inmunización es mucho más que la provisión de vacunas; es también la capacitación de los vacunadores, la entrega de descartables y la logística de distribución, todas cosas que fallaron en los últimos años, además de que hubo problemas con los volúmenes de compra, lo que llevó a una baja cobertura y al retorno del sarampión al país”, aseguró.

“Otra prioridad a revertir es la degradación del ministerio de Salud de la Nación a secretaría, que fue mucho más que un mensajes simbólico para mostrarle a la ciudadanía de que la salud no es tan importante para esta gestión. Esa decisión también implicó problemas administrativos porque una secretaria tiene un nivel inferior de autorización, lo que se tradujo, por ejemplo, en problema de compras de drogas, particularmente para persona con Vih. En este programa se cayeron algunas compras, se descontinuaron otras y se hicieron compras por montos más altos; es decir que hubo serios problemas de gestión asociados a los problemas presupuestarios. Y es a la par de la degradación del ministerio, entre 2018 y 2019 el presupuesto de salud nacional no tuvo ningún aumento nominal. la salud constituye un tema secundario. Y el de la Provincia de Buenos Aires, se convirtió por su parte en uno de los más bajos de la historia además de tener un fuerte nivel de sub ejecución”, señaló.

A su entender, “eevertir el retroceso del presupuesto de salud es un tema que pasa por recuperar la prioridad que se la da este área de gobierno en relación a las otras. Pero hay otras cuestiones que también juegan. Por ejemplo este año los servicios de la deuda externa superaron por primera vez al presupuesto de salud provincial. Ahí esta parte de la explicación”.

El presupuesto de salud provincial no es la única fuente disponible de financiamiento del sector público bonaerense: está también lo que aportan los municipios, que en algunos casos destinan a la salud montos que están por encima de lo que recien por coparticipación. Por eso entendemos que no se puede hacer un buena política provincial de salud ocupándose exclusivamente de administrar los hospitales provincial: es necesario además ocuparse de trabajar muy coordinadamente con los municipios, algo que no se está haciendo”, sostuvo Medina.

“Otro tema que aborda el libro, muy importante en la actualidad, es el recurso humano, la fuerza de trabajo que, en salud, como todos sabemos, es mano de obra intensiva: requiere a mucho trabajadores durante muchas horas -comentó Medina-. Esto, sumado a la degradación de algunos espacios de trabajo, ha llevado a que se vengan registrando dificultades enormes para cubrir guardias tanto en hospitales provinciales como municipales, sobre todo en algunas especialidades como pediatría y clínica”.

“Creo que además de ocuparse de las condiciones de trabajo en las guardias hay que trabajar también en la organización de los servicios: las guardias de 24 horas, por ejemplo, no existen más en ningún lugar del mundo más que acá, y van a contramano de la femenización de la profesión -aseguró-. En Argentina los servicios de salud siguen organizados en función de los hombres. Creo que un enfoque de género ayudaría mucho a mejorar los servicios de salud, considerando que hoy, pese a que hay mayoría de mujeres, estas guardias les plantean condiciones que son incompatibles con la maternidad”.

“En recursos humanos, otra de la clave pasa a nuestro entender por una alta profesionalización de la enfermería para que existan, como en otros países, enfermeras de prácticas avanzadas capaces de ocupar roles protagónicos. Si bien en Argentina estamos avanzando bastante en cantidad de enfermeras y enfermeros, es necesario avanzar hacia una mayor profesionalización a través de maestrías y doctorados. Tenemos una enfermería todavía muy a las órdenes de los médicos y necesitamos ir hacia una más autónoma. La propuesta no es reemplazar al médico sino potenciar su trabajo logrando a la vez una mayor acceso a la salud”, dijo Medina en el contexto de la presentación de su libro en la UNLP.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS