jueves 28 de mayo de 2020 - Edición Nº540

Reportes | 28 jun 2019

ALERTAN QUE TAMBIÉN ES NOCIVO GENERA ADICCION

En Argentina cada vez se fuma menos, pero se “vapea” más

Mientras la prevalencia del tabaquismo continúa cayendo, el uso de cigarrillos electrónicos va en aumento, alertan especialistas en medicina respiratoria


Por:
Nicolás Maldonado

Las campañas contra el tabaco que se han venido sosteniendo en las últimas dos décadas continúan dando frutos: cada vez son menos las personas que fuman en nuestro país. En contrapartida, el uso de cigarrillos electrónicos -un consumo que también es nocivo y puede generar adicción- resulta cada vez mayor. A pocos años de que estos dispositivos aparecieron en el mercado, su uso ya alcanza al 1.1% de la población.

El dato -que surge de la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo- fue resaltado ayer por la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria en vísperas del Día Mundial Sin Tabaco para alertar del crecimiento de esta nueva forma de fumar, especialmente entre los jóvenes, y el riesgo que representa para la salud.

“En Argentina, la prevalencia de consumo de tabaco continúa su tendencia descendente desde 2005 alcanzando ahora al 22,2% de la población. Este escenario ha impulsado a las tabacaleras a diseñar nuevas formas de consumo más atractivas como el cigarrillo electrónico que, de acuerdo con las publicidades de las mismas tabacaleras y sin ningún respaldo científico, ayudaría a dejar de fumar, sería más seguro que el cigarrillo tradicional y no generaría adicción”, cuenta la doctora Rosa Estevan, coordinadora de la Sección Tabaquismo de la Asociación, al aclarar que la realidad dista mucho de ser así.

Prohibidos por una resolución del ANMAT aunque vendidos libremente en nuestro país, los cigarrillos electrónicos vehiculizan una “solución líquida compuesta por nicotina, saborizantes y otros productos químicos que al calentarse no sólo generan aerosoles de nicotina sino otros productos químicos tóxicos para la salud”, afirma la especialista en Medicina Respiratoria.

Una guía sobre el tema publicada el año pasado por el Ministerio de Salud de la Nación advierte que el “vapor” que producen los cigarrillos electrónicos “no es inocuo para la salud”: “funciona por altas cantidades de propilenglicol o glicerol” y “contiene concentraciones variables de nicotina” así como también “compuestos cancerígenos, metales pesados y cromo, plomo y níquel, siendo los niveles de éste último más elevado” que en los de un cigarrillo convencional.

Además, “los niveles de nicotina que liberan llegan a ser mucho más elevados que la nicotina terapéutica”, por lo que pueden también “generar adicción y síntomas de abstinencia al interrumpir su uso”, señala el documento difundido por el Ministerio para asesorar a los profesionales de la salud. De acuerdo con esa guía, tampoco es cierto que el “vapear” ayuda a dejar de fumar. Por el contrario, “el cigarrillo electrónico se puede comportar como puerta de entrada al tabaqusimo”.  Un estudio realizado en Estados Unidos entre jóvenes de 12 y 16 años demostró que aquellos que debutaban con cigarrillos electrónicos tenían tres veces más probabilidades de consumir tabaco después.

Pese a que el consumo de tabaco viene disminuyendo en nuestro país, “su prevalencia de consumo y la morbimortalidad que produce continúan siendo de las más elevadas de la región”, señalan desde la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, donde remarcan que aún queda mucho camino por recorrer.

Las estadísticas oficiales indican que unas 40 mil personas mueren cada año en Argentina por enfermedades relacionadas con el tabaco, una séptima parte de las cuales nunca fumaron sino que estuvieron expuestas a humo ajeno. Se estima que la mitad de los fumadores muere de alguna enfermedad relacionada al consumo de tabaco y vive en promedio entre 10 y 15 años menos que el promedio de la población.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS